Vinculación

Opinion 12 de abril de 2018
Ha comenzado a fortalecerse en un nuevo espacio de debate y gestión política. Lo integran intendentes de distintos puntos del país, que han quedado marginados de la institución que legalmente los representa, luego que fuera copada por un sector político.
IMG-20180411-WA0010

Tal es lo que se vio luego que un nutrido grupo de jefes comunales deliberara durante la jornada de ayer en la residencia presidencial de Olivos, con la participación de miembros del gabinete nacional, con los que repasaron proyectos y demandas de sus respectivas comunidades. Precisamente se trata de una tarea que la Ley Nacional 24.807 le asigna a la Federación Argentina de Municipios.

La FAM es una entidad pública facultada para representar a todos los municipios de la Argentina pero que por el devenir de la dinámica política se ha convertido en un bastión del desplazado régimen kirchnerista, ratificando además la hegemonía de un sector geográfico, el Conurbano bonaerense. Precisamente la ley referida le reconoce el carácter de ámbito institucional natural de convergencia de todos los municipios. Pero no sobrevivió a resultados electorales que reconfiguraron el mapa político del país.

De allí que todos los intendentes vinculados al gobierno nacional se vieron empujados a conformar un espacio que los contenga y en marzo de 2017 se integraron como Foro Federal de Ciudades de Cambiemos. El propósito fue el de generar una red de ciudades que asuman los mismos objetivo asignados a la FAM, que pasan por la defensa de la autonomía municipal y el fortalecimiento de una democracia participativa, pluralista y federal. No menos importante es la necesidad de una vinculación con distintos estamentos y organismos públicos del gobierno central para facilitar la tarea de los municipios.

Tras la foto de ayer, con el presidente Mauricio Macri como figura central, no quedaron dudas que de lo que se trata es de salvar las funciones de una organización que acorta distancias entre los distintos niveles de gobierno  y que por malas prácticas internas fue un instrumento en manos de intendentes justicialistas primero y kirchneristas en estos últimos tiempos.

El intendente capitalino Gustavo Sáenz fue uno de los que participó de la reunión en la quinta de Olivos. Fue uno de los trece jefes comunales peronistas que le pidieron al Presidente la consolidación de un espacio a través del cual puedan dialogar, elevar reclamos y obtener asesoramiento a través de equipos interdisciplinarios.

De allí se fueron con algunas instrucciones porque fueron llamados a no quedarse "a cuidar el pago chico" pero también a reducir el gasto corriente de los municipios. Las dos líneas de gestión se deben reflejar en obras esenciales y en la reducción del clientelismo político, por donde se escapan ingentes recursos.

El nuevo esquema de relacionamiento político quizás obligará a la línea media, encarnada en los Ejecutivos provinciales, a revisar sus propias formas de vinculación con los que son las figuras institucionales más cercanas a los ciudadanos. Si así ocurre, seguramente habrá una mejora de la calidad institucional de la democracia.

Salta, 12 de abril de 2018

Te puede interesar