Intervención

Opinion 10 de abril de 2018
En horas, la esforzada tarea de reorganizar el Partido Justicialista fue sacudida por el intenso sismo de la intervención. No hubo previamente indicios de una medida judicial de esa naturaleza pero a todas luces algún sector tomó ventajas con la decisión de la jueza María Romilda Servini.
barrionuevo-640x360

Merced a una medida cautelar, la conducción nacional  del histórico partido pasó a manos de Luis Barrionuevo, polémico dirigente peronista que ocupó la senaduría nacional en representación de Catamarca y mantiene una porción importante del poder sindical a través del influyente gremio de los gastronómicos y la CGT Azul y Blanca.

La primera reacción que se conoció es la del desplazado presidente del Consejo Nacional del PJ, el diputado nacional y ex gobernador de San Juan José Luis Gioja, quien cargó contra el propósito de judicializar la política, que “está de moda", según su inconsistente razón.

Pero la convulsión interna llevó a que todos se miren con desconfianza. El propio dirigente cuyano puso bajo el manto den la duda a la dirigencia peronista porque, dijo, siempre hay amigos, compañeros y no compañeros que buscan artilugios para que el justicialismo tenga algún tropiezo. En la última reunión del Consejo Nacional había advertido a sus miembros que no debían perder de vista que el enemigo no está adentro sino fuera del partido. Y para no dejar dudas de quién se trata, convocó a construir la unidad a partir de la bandera de sacar del gobierno a quienes lo ocupan actualmente. Obviamente, en 2019, en comicios presidenciales.

La decisión de la justicia electoral es de amplio alcance ya que no solo abarca al Consejo Nacional sino al Congreso, según se interpretó a partir de la decisión de crear una Comisión Asesora del interventor, que integrarán tres miembros designados por Servini. En ese orden, roza la representación de todos los distritos que actúan por ahora con absoluta normalidad.

Por ello es que hubo una inmediata reacción local, a través del titular de la Comisión de Acción Política y congresal nacional del PJ, el diputado Manuel Santiago Godoy, quien buscó los actores locales de la que es tildada como una maniobra del sector político que lidera el Presidente de la Nación. Y marcó a quien considera como su principal referente en Salta, el intendente capitalino Gustavo Sáenz.

El terremoto político ha comenzado a tener sus réplicas y hasta tanto retome la calma, el peronismo intensificará la tarea de reorganización luego de las derrotas electorales, que lo sacaron del Ejecutivo nacional y diezmaron sus fuerzas parlamentarias o, al menos, las dispersaron.

Por ahora reina la incertidumbre en torno del impacto de la decisión judicial, que puede ralentizar el proceso de realineamiento interno del PJ o, por el contrario, agilizarlo si finalmente se fortalecen los acuerdos dirigenciales que se están tratando de construir. En cualquier caso, la democracia interna partidaria es la clave para mantener a salvo al principal partido político nacional.

Salta, 10 de abril de 2018

Te puede interesar