Peregrinación

Opinion 06 de abril de 2018
La Iglesia se apresta a formalizar la ocupación de un vacío que las acciones de palacio generaron en la política. En Salta se vivirá mañana una jornada de carácter social y espiritual que, en realidad, trasciende esos ámbitos e intentará ubicarse en el centro de la lucha por los sectores más vulnerables.
pobreza

Se trata de una peregrinación que se realizará desde el Templete San Cayetano hasta la Catedral Basílica, bajo consignas que planteó Francisco desde el arranque de su papado. Con esas banderas va logrando que en distintas partes del mundo se reúnan los movimientos sociales para lograr por sí, las medidas que la política desde el poder institucional no impone. La Argentina y en ella, las zonas más periféricas como la Provincia de salta, son los campos más fértiles para que prendan sus propuestas.

"Ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ninguna persona sin la dignidad que da el trabajo", es la síntesis de la exhortación papal que se portará mañana como consigna de la movilización organizada por organizaciones del campo popular como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, el Movimiento Evita y el Partido Felicidad.

El pontífice viene promoviendo reuniones mundiales  de Movimientos Populares, aún a sabiendas que llevan a que le adjudiquen un sesgo ideológico a lo que es solidaridad, según sus consideraciones. La decisión de tender un puente directo de comunicación con organizaciones  gestionadas por los pobres lo ha llevado a confrontar con sectores internos de la Iglesia e instituciones dedicadas al asistencialismo. A estas les advirtió  que “es triste ver cuando detrás de supuestas obras altruistas se reduce al otro a la pasividad, se lo niega o, peor, se esconden negocios y ambiciones personales”.

Dos líneas de acción han comenzado a desplegarse en orden a formalizar la oposición de la Iglesia a un modelo de gestión de la riqueza que margina a amplias franjas poblacionales.  Una de ellas emergió el 21 de febrero pasado, con la movilización organizada por el dirigente cegetista Hugo Moyano y que tuvo su continuidad en el encuentro liderado por un referente del papa en la Argentina, el ex legislador Gustavo Vera.

El otro paso lo dan los movimientos sociales, con lo que se liman las aristas que genera compartir el espacio de demandas sociales con referentes de un sector del poder como es la burocracia sindical. Desde el llano, estas organizaciones abrieron la convocatoria a la sociedad en su conjunto para que participe de una peregrinación religiosa que cubre la intención política de construir un nuevo orden social.

Para esa tarea se reconoce  el liderazgo del papa Francisco, empeñado en un cambio de paradigma que provoca a las estructuras tradicionales de la política, que se han alejado de las bases de sustentación social. Y Salta se suma, incluso con la intención de impactar en una estructura cerrada y conservadora.

Salta, 06 de Abril de 2018

Te puede interesar