Hermanos gemelos

Opinion 26 de marzo de 2018 Por
Por estos días el gobierno argentino se estrenó como el anfitrión de la mesa económica más importante del mundo, de la cual nuestro país forma parte y además preside de manera temporal, me refiero a la cumbre de Ministros de Finanzas del G20. Recordemos que este organismo es el principal foro internacional para la cooperación económica, financiera y politica.
not_915555_18_131701

39 líderes económicos llegaron a nuestro país  y participaron de las sesiones de debate. Esta vez no hubo riesgos para la seguridad de los invitados, no hubo marchas, ni escraches ni incidentes en las calles.

También estuvo  Cristine Lagarde, directora del FMI (Fondo Monetario Internacional) considerada la mujer más poderosa de las finanzas globales.

La cumbre fue el escenario de 2 grandes objetivos, al menos para nuestro pais: el acuerdo Mercosur-Unión Europea y el acceso de Argentina a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

En el caso del acuerdo Mercosur-Unión Europea, de darse, podría constituirse en un símbolo del triunfo del multilateralismo frente a la siempre latente amenaza proteccionista norteamericana. Pero es poco probable, habida cuenta de que el Mercosur todavía sigue siendo una asociación económica imperfecta.

En cuanto al objetivo del gobierno argentino de acceder a la OCDE, el club de los 35 países, cuya misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo, también no es alentador.

En el último informe de la OCDE sostiene que en Argentina el crecimiento de las inversiones está estancado y existe una importante carencia de infraestructura que debe resolverse. Asimismo, el informe establece que la brecha del PBI per cápita en relación con los principales países miembros de la OCDE, es considerable y no se ha reducido en los últimos años, lo cual refleja la escasa productividad y el bajo nivel de empleo. Además, observa elevados niveles de pobreza y desigualdad. No parece un buen panorama de la economía Argentina.

El gobierno nacional, parece estar empeñado en ingresar a la OCDE. Eso significa adaptarse a las políticas que la OCDE lleva adelante, es como un certificado de estar insertos en el mundo.

Un mundo neoliberal, que ha ido bajando salarios a pesar del aumento de la productividad, que ha ido concentrando riquezas a niveles escandalosos así como bolsones de pobreza inaceptables.

También señalamos la visita de la directora del FMI, que dicho sea de paso se encargó de aclarar que Argentina no precisa ni ha solicitado financiamiento por parte de ese organismo. Todo el mundo sabe (y nosotros por experiencia propia) que cuando el FMI decide ayudar a un pais envía una misión de economistas. Casi siempre, estos economistas carecen de experiencia en el pais  adónde van. Conocen mejor los hoteles 5 estrellas que a los gobiernos con los que tienen que negociar. Se caracterizan por ser arrogantes y casi siempre los remedios que nos recetan terminan empeorando las cosas.

Según el presidente del Banco Mundial, dicen ser incomprendidos: resulta desmoralizador ver toda esa movilización por la justicia social, cuando nosotros la ponemos en práctica todos los días. Nadie en el mundo está haciendo tanto por los pobres como nosotros dice. ¿y cómo expresa el Banco Mundial su amor por los pobres? Como su hermano gemelo el FMI: Multiplicándolos.

 

Salta, lunes 26 de marzo de 2018.

Te puede interesar