Aumento

Opinion 15 de febrero de 2018
 El servicio no es el mejor, repite desde que asumió el presidente de Aguas del Norte. Con una recaudación mensual de 90 millones de pesos, la prestadora del servicio de agua y saneamiento va por el bolsillo de los usuarios para cubrir un déficit de más de 17 millones por mes y enfrentar deudas vencidas con sus proveedores por al menos 170 millones de pesos.
aguas del norte

Esas son las razones por las que, a un año de la última revisión tarifaria quinquenal, se ha convocado a una nueva audiencia pública que tendrá lugar mañana.  Este es un dato significativo porque la revisión significó determinar un esquema de integración de la tarifa del servicio en base a los principios de equidad, sostenibilidad, el uso racional y la claridad. Es así como se aprobó un cuadro progresivo de incrementos anuales que superan los dos dígitos para el lapso de cinco años, luego del cual debe encararse una  nueva revisión.

 El propósito de la sostenibilidad era lograr al cuarto año de aplicación del ajuste aprobado, la cobertura del 100 % de los gastos operativos con la tarifa. A ese momento no estaba previsto que merced a la adhesión a un Pacto Fiscal con el Gobierno Nacional, el Provincial retire a partir del primer día de este año el subsidio con el que podía funcionar la empresa .Ese es otro dato relevante. Aguas del Norte tiene déficit económico y operativo; el costo operativo se cubría en un 60% por la tarifa y el otro 40% por un subsidio estatal, que es el que se anuló desde que se asumiera la decisión de reducir el gasto público, frente a un déficit insoportable.

 Cabe recordar que Agua del Norte comenzó a operar en 2009, tras la decisión del gobernador Juan Manuel Urtubey de rescindir el contrato de concesión con Aguas de Salta. En la pasada audiencia pública, la empresa informó que, al momento de hacerse cargo del servicio, el subsidio era mínimo; casi despreciable, según la exposición de sus representantes. El total de los costos de la empresa eran cubiertos por el ingreso de la tarifa, pero a medida que se avanzó en el tiempo, se ha generado una brecha.

 Esa brecha no fue explicada, si se tiene en cuenta que la tarifa se fue ajustando y que el plan de obras que se desarrolló en los últimos 9 años fue financiado con los recursos asignados a Obras Públicas en cada presupuesto anual. Quizás sea por las mismas razones por las que en toda la Provincia se multiplicaron exponencialmente las quejas y reclamos por la mala calidad del servicio, al punto que se van sumando las comunas que analizan la posibilidad de gestionar la municipalización de la prestación. La voluntad política ha sido expresada por las autoridades de Metán, Tartagal y General Mosconi.

 La propuesta de aumentar la tarifa seguramente no tendrá apoyo social en la audiencia de mañana. Sin embargo, pesarán más las razones que fundamentan la necesidad de un ajuste sobre el ajuste dispuesto tras la revisión quinquenal. Hasta aquí, Aguas del Norte planteó su reclamo en términos extremos, a sabiendas que no tiene modo de recuperar el subsidio.

 

alta, 15 de febrero de 2018

Te puede interesar