Complicaciones

Opinion 13 de febrero de 2018
Cierra hoy el primer fin de semana extra largo del año. No ese el dato relevante de la semana sino los días activos por venir, que van a estar teñidos de una alta conflictividad. Para el Gobierno Provincial, el escenario es muy complejo.
corte-ruta

La vuelta a la rutina de las jornadas hábiles se alterará con la movilización convocada por la Asociación de Trabajadores del Estado, con el acompañamiento de la CTA, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa, dispuestas a participar de toda expresión de defensa de reivindicaciones de carácter laboral y social. Sin discriminaciones se incluyen en la misma lista el reclamo contra despidos en organismos del Estado y en el sector privado, el aumento tarifario en los servicios y las reformas laborales y previsionales impulsadas por la Nación.

En ese clima, según el anticipo del propio gobernador Juan Manuel Urtubey, debe iniciarse en las próximas jornadas la paritaria del sector público. Las negociaciones estarán limitadas por un acuerdo previo, que es el que se suscribió en noviembre último con el Gobierno Nacional con el formato de Consenso Fiscal. Aún la dirigencia cercana al oficialismo, como UPCN-Salta, no descarta que esta vez se sostengan las pretensiones de los trabajadores desde la calle, más allá del compromiso de poner esfuerzo en acordar y no confrontar.

No es el único frente complicado. La situación generada por las inundaciones está lejos de superarse y está exigiendo ingentes recursos. La reconstrucción demandará una inversión estimada en 500 millones de pesos cuando las arcas están atravesando severos problemas de déficit.

Tampoco está resultando bien hasta ahora la intervención del Ejecutivo en la resolución de la crisis azucarera. La gestión llevada adelante por el mandatario en Lima, Perú, sede de la casa central de la compañía que explota el Ingenio San Isidro, terminó en la ratificación del cierre del establecimiento industrial en Campo Santo. Los trámites para contribuir a la resolución de las dificultades denunciadas por San Martín de El Tabacal que motivaron 181 despidos, que realizara personalmente ante el Ejecutivo Nacional, no ha frenado la presión de la Seaboard Corporation, que anunciaría nuevos despidos.

En el frente político no hay predisposición a apoyar la gestión de Urtubey; por el contrario surgieron críticas desde la oposición encarnada en Cambiemos. Lo responsabilizan de la situación de los ingenios por no haber tomado nunca una política agroindustrial seria para Salta y citan como ejemplo que el Ministerio de Trabajo solo intervino en la negociación de aumentos salariales y no tuvo presencia en la actividad azucarera. No previó el colapso y los resultados se expresan en la pérdida de fuentes de trabajo.

Otra arista puntiaguda es la política de preservación de la paz social, alterada por incipientes cortes de ruta. La Policía Provincial ya intervino para despejar la emblemática 50 y terminó reprimiendo en el propio pueblo de Hipólito Irigoyen. El resultado es una comunidad unida en torno de los trabajadores movilizados y una fuerza de seguridad obligada a explicar sus acciones, incuso el exceso de arrestar a un niño al que habría retirado de su propia casa.

Con universitarios dispuestos a defender el pase libre, con una audiencia pública para definir un inminente aumento de tarifa del agua y un estricto control del manejo del gasto por parte del gobierno central, la gestión provincial no tiene respiro. Ojalá tenga capacidad de maniobra.

Salta, 13 de febrero de 2018

Te puede interesar