Conflicto

Opinion 08 de febrero de 2018
No está definido si cortar una calle, ruta o autopista configura un delito o una contravención. Y mientras los especialistas discuten su naturaleza, muchos expresan sus reclamos usando ese recurso y muchos otros padecen los perjuicios por situaciones de las que son ajenos. En Salta, hoy se ha bloqueado el acceso al Vertedero San Javier generando problemas en el servicio de recolección de residuos, que podrían profundizarse con el transcurso del tiempo.
corte de ruta

No es la primera protesta por las razones que se esgrimen pero indican que quienes participan de las manifestaciones han decidido incrementar la rudeza de sus medidas. A este corte lo protagonizan vecinos de B° Justicia, Villa Mónica, Solidaridad y Primera Junta, en la zona sudeste capitalina. Se trata de un área que se desarrolla a partir de asentamientos precarios. A fuerza de demandar, van consiguiendo del Estado mejoras que a otros sectores sociales les cuesta ingentes inversiones personales. Es el resultado del atajo que los gobernantes suelen transitar para sacarse de encima los reclamos por viviendas. Esos grupos solo piden un terreno con el compromiso de pagarlo y facilitar el acceso a servicios públicos, que otros sectores sociales obtienen utilizando mecanismos como las Contribuciones Económicas reembolsables. La pretensión es atendible con solo considerar que la vivienda es un derecho humano. El largo periplo para obtener luego la infraestructura urbana y servicios básicos está tachonado de incidentes , cuyas consecuencias las pagan quienes también están inmersos en una lucha diaria por tener para sí y su familia y por esfuerzo propio lo que otros aguardan que se los entregue el Estado, que no es un tercero ajeno sino la integración de todos. En estas situaciones de tensión social, los extremos opuestos no atienden a quienes son partícipes involuntarios. Unos interrumpen la prestación de un servicio y la respuesta es la amenaza de represión. Si se extiende la protesta o se la interrumpe por la fuerza, necesariamente se judicializa el problema. En la resolución jurídica no hay unanimidad y poco se conoce que haya soluciones adecuadas u oportunas a los problemas que generan los conflictos. La recomendación precisa para estas horas es que cada cual disponga adecuadamente su basura, hasta que otros decidan cuándo la vida comunitaria retomará su normalidad. Salta, 08 de febrero de 2018

Te puede interesar