Incentivo

Opinion 01 de febrero de 2018
En 2017, 738 mil estudiantes iniciaron el ciclo lectivo con una ayuda otorgada por un plan asistencialista; cien mil de ellos la perdieron durante el año al no poder demostrar que efectivamente seguían cursando el nivel correspondiente.
progresar

En tanto, un relevamiento del  Ministerio de Educación informó de déficits de profesionales en determinadas áreas, según las provincias. A todo el país le faltan ingenieros y, a Salta y Jujuy, expertos  en Turismo y Hotelería.

El acierto del Plan Progresar, creado por el kirchnerismo en el 2014, está demostrado en la cantidad de jóvenes que siguen favoreciéndose con una ayuda para sostenerse dentro del sistema educativo. Para ellos estuvo destinado, con el propósito de facilitar el reingreso o evitar la deserción.

Este año no será diferente porque el gobierno de Cambiemos ha entendido que cada estudiante que no se recibe, es una persona frustrada, con toda la significación de esa situación. Pero la opción es una versión modificada ya que el plan que funcionaba en ámbitos del ANSES ha sido trasladado al Ministerio de Educación y reemplazado por una beca con mayores montos pero mayores exigencias.

Como toda nueva medida de gobierno ha generado un incipiente debate respecto de la intención restrictiva que significa vincular la ayuda estatal al mérito académico. Es que las dos materias que debían aprobarse por año para conservar el beneficio, se elevan al 50% de las correspondientes al cursado anual.

El estímulo está en el monto ya que los 900 pesos que se pagaba a los beneficiarios se ajustarán a una escala que va de $1.250 para  quienes estudien en la primaria y la secundaria a $1.800 mensuales durante los primeros 10 meses, cifra que se elevará hasta los $4.900 a medida que se avance en la carrera de nivel superior que se opte, especialmente las llamadas estratégicas.

Otra característica de la ahora llamada Beca Progresar es la promoción de las carreras de formación docente, especialmente en ciencias duras, educación especial e inglés.  De todas maneras, la definición de la demanda corresponderá a cada provincia.

Todo parece indicar que se trata de una medida de carácter social que ha sido mejorada en su formulación. Pero ello quedará comprobado en la aplicación, a fin que los méritos que se exigen no sean cuestionados por restrictivos sino comprendidos como un incentivo que impactará en todos los órdenes de la vida de los jóvenes de 18 a 24 años que son convocados a tener tal beneficio.

 

Salta, 01 de febrero de 2018

 

Te puede interesar