Límite

Opinion 24 de enero de 2018
Una incipiente actividad ha comenzado a registrar la Legislatura Provincial. Si bien el receso no inhabilita a las cámaras, generalmente todo se restringe a la iniciativa particular de cada diputado o senador. La fuerza de los hechos ha encontrado particularmente  a la Cámara baja preparada para la intervención.
legislatura salta

Es así que mañana se realizará la reunión anunciada desde la Comisión de Asuntos Laborales con la conducción del Sindicato de Obreros y Empleados del Ingenio San Isidro, que será encabezada por el presidente del cuerpo. Si bien algunos de los legisladores del departamento donde está radicado el establecimiento industrial han participado de encuentros de análisis de la situación, en realidad fueron arrastrados por la iniciativa del Ejecutivo provincial.

Para el viernes, en tanto, está programada otra reunión relevante. Su propósito es el de activar la Comisión Interjurisdiccional de Seguimiento, Control y Políticas de Reducción del Déficit Fiscal, creada por el Artículo 49 de la ley de Presupuesto 2018. Según esta norma deberán formar parte de ella representantes del Poder Ejecutivo, de ambas Cámaras legislativas, de la Auditoría General de la Provincia, del Poder Judicial, del Ministerio Público y del Foro de Intendentes.

No hay un buen comienzo para esta comisión, que evidencia morosidad en su integración ya que  ha dejado vencer el plazo de diez días hábiles desde su promulgación, que otorgaba la ley que la crea. Su tarea es estratégica ya que deberá observar cómo se ejecuta la restricción del gasto público, como la principal herramienta para alcanzar el equilibrio de las cuentas públicas.

En esa materia cabe advertir que hay un doble comando de control. Uno es el que lleva adelante el Gobierno Nacional y se ejecuta a través del Ministerio del Interior. Mañana, precisamente, arriba una comisión de la Secretaría de Provincias para observar la evolución de las cuentas, tal como ordena el convenio suscripto en diciembre pasado para acceder a un crédito de mil cien millones de pesos, otorgado por el Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial.

El control de la comisión provincial pareciera ser más de carácter político. Cada sector observará el impacto del ordenamiento de gastos que se disponga desde el Ministerio de Economía, al que la ley de presupuesto otorgó superpoderes . El presidente de la Cámara de Diputados reveló su preocupación, por entender que si bien es necesario reducir el gasto público, siempre el ahorro empieza por los asalariados.

La Comisión de Seguimiento y Control ni siquiera tiene reglamento pero desde un sector del Poder Legislativo se está marcando la cancha. La reducción del gasto público no debe trasladar a la sociedad el costo de la crisis fiscal.

Salta, 24 de enero de 2018

 

Te puede interesar

Te puede interesar