Asistencia

Opinion 29 de diciembre de 2017
El año va a cerrar con cierto alivio financiero para el gobierno provincial. El Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, en el marco del Programa de Convergencia Fiscal, prestará 1.100 millones de pesos.
image (2)

El convenio correspondiente fue suscripto ayer por el gobernador y un funcionario de segunda línea  del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

La firma formó parte de una agenda muy apretada de actividades desarrolladas por el mandatario en la Capital Federal en vísperas del fin de año, que incluyó un encuentro con el titular de la cartera nacional de Transporte para acordar obras en rutas y redes ferroviarias, además de la refacción y ampliación del aeropuerto con una inversión superior a los 500 millones de pesos.

Es así que en menos de una quincena, el titular del Ejecutivo obtuvo de la Legislatura la sanción de dos importantes normas, como son la de reforma tributaria y el presupuesto 2.018. A su vez, personalmente acompañó a legisladores de su palo para promover la formación del quórum y aportar votos positivos para la sanción de un paquete de reformas de carácter económico, propuesto por el presidente Mauricio Macri.

Con excepción de sus apariciones en medios nacionales dando cuenta de su participación en las negociaciones correspondientes, no hay en la Provincia un informe acabado sobre la situación financiera local. El tratamiento de las leyes propuestas para reducir el déficit fiscal permitió tener una idea más acabada de las advertencias que desde la conducción económica venían haciéndose sobre dificultades de caja. El otro dato fue la emisión de Letras del Tesoro hasta completar el monto permitido por ley, sin tener que recurrir a una legislación particular para allegar recursos para cubrir gastos corrientes.

Las decisiones se precipitaron apenas transcurridas las elecciones de octubre, que no resultaron favorables al actual gobierno provincial. En menos de sesenta días, el mandatario provincial fue partícipe activo de la negociación del Consenso Fiscal, que le dio al gobierno nacional el apoyo político para imponer una resistida reforma previsional, además de la tributaria y el presupuesto. En su territorio también tuvo que tomar decisiones para encarar una gestión más austera, pese a que aumentó la presión fiscal sobre importantes sectores de la economía local. Con ese fin emitió un decreto que, de cumplirse acabadamente, expulsará de la administración pública a millares de trabajadores, especialmente los que están en condiciones de jubilarse.

Sin mayores comentarios, se aprobó por decreto un convenio de asistencia financiera firmado el 13 de diciembre pasado con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial por hasta 900 millones de pesos. Según los considerandos del acuerdo, el endeudamiento se generó en las necesidades de dinero de la Provincia, qué estaban afectando la prestación de servicios esenciales.

La contrapartida de la asistencia financiera es la pérdida de autonomía. Será un ministerio nacional la que realizará el seguimiento de la evolución de las finanzas públicas. Pero seguramente se llegará a cada fin de mes con los sueldos al día.

Salta, 29 de diciembre de 2017

Te puede interesar