Informalidad

Opinion 27 de diciembre de 2017
El año 2017 cierra de modo negativo para la Provincia en un indihcador social elemental como lo es el trabajo y ubica a Salta en un alarmante primer lugar a nivel nacional. Se trata del trabajo en negro o no registrado, una problemática de características endémicas y con escasa resolución a la vista.
trabajonegro

Según el INDEC, la informalidad laboral de nuestra provincia alcanza el 45,7 por ciento, once puntos por encima de la media nacional y dos puntos por encima de la provincia de Tucumán, que como parte de la región NOA, acusa un mismo déficit social.

Luego de Salta y Tucumán, le siguen en informalidad Santiago del Estero con el 42.7 por ciento. El indicador regional reservó los tres primeros lugares para el NOA, siendo esta la región más postergada aunque con mediciones muy distantes en provincias vecinas como Jujuy 33,2 por ciento y Catamarca 32,9.

No obstante, la informalidad no es un patrimonio norteño ya que en el país alcanza a 4.700.000 trabajadores.

El caso de Salta es una luz de alerta más allá de un retroceso de 1,3 puntos respecto al tercer trimestre de 2016 y -sobre todo- si se tiene en cuenta la persistencia en el primer lugar de un ranking negativo.

La informalidad laboral de nuestra provincia no sólo es una estadística fría, se constata periódicamente de un modo brutal y extremo a partir del accionar de organismos como la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), detectando fundamentalmente en el ámbito rural trabajadores en condiciones de esclavitud hacinados en espacios en los que conviven con niños en algunos casos.

Al parecer los esfuerzos no alcanzan para combatir el flagelo que se sustenta en una combinación de un Estado laxo y una realidad social transversalizada por la pobreza y el atraso social.

En palabras del exministro de Trabajo de la Provincia, el rubro que generó la mayor cantidad de sanciones en la órbita de ese ministerio hoy reconvertido, fue la informalidad laboral y junto a ello, pero en segundo plano, la transgresión a parámetros de Higiene y Seguridad y prevención de accidentes de trabajo.

El funcionario precisó además que en el ámbito rural y en el de empleados de comercio se detectan la mayor cantidad de casos y que la Provincia actuaba de acuerdo a relevamientos programados y a denuncias formuladas. Además relevaron transgresiones tales como una registración incorrecta o incompleta como la de media jornada cuando en realidad las tareas se cumplen en jornada completa.

La advertencia de la oposición de la Cámara de Diputados en oportunidad que se reformó por última vez la Ley de Gabinete y se fusionó el ministerio de Trabajo con  áreas como de Ambiente y Producción, tiene un sentido trascendente a la luz de esta realidad.

Los legisladores advirtieron la inconveniencia de subordinar el mundo del trabajo, y los derechos laborales por los cuales el Estado debe velar, al ámbito de la Producción y se debe sostener el control sin restarle jerarquía a los organismos pertinentes.

A la irrenunciable tarea de control debe precederla una política de Estado, el  combate real de la pobreza.

 

Te puede interesar