Mensaje

Opinion 25 de diciembre de 2017
El mensaje de paz que transmite la Navidad encontró distintos puntos referenciales en el mundo, el país y la Provincia. En la ceremonia de bendición global en la plaza San Pedro, el Papa Francisco pidió por la construcción de un futuro más fraterno y solidario.
Papa-Francisco-en-Lesbos-1100x618

Esta exhortación tuvo su versión local en las palabras del arzobispo de Salta, quien difundió un mensaje demandando crear espacios de paz, con buenas actitudes de servicios y de solidaridad con los hermanos. No faltó el optimismo presidencial, que lo expresó a través de las redes sociales.

No es precisamente un buen momento para la paz en el mundo, por la degradación humana, social y ambiental provocada por un modelo de desarrollo ya caduco, según lo expresara el Sumo Pontífice. A través de un documento hizo un parangón entre la situación que rodeó el nacimiento de Jesús y la de los niños cuyos padres no tienen trabajo y con gran esfuerzo intentan ofrecer a sus hijos un futuro seguro y pacífico. En ese orden, denunció los casos en que la infancia fue robada, obligados a trabajar desde una edad temprana o alistados mercenario, sin escrúpulos, como soldados. En general, se explayó en ejemplos en los que contrapuso permanentemente al niño Jesús con las crisis actuales más graves en política, economía y sociedad. En la región citó a Venezuela, pidiendo un diálogo sereno entre los diversos componentes sociales por el bien del pueblo.

Los recientes hechos que conmovieron al país se filtraron en el mensaje navideño. En Salta, el arzobispo Mario Cargnello pidió poner el hombro para hacer una Argentina mejor, de paz, porque el clima de violencia y de tensión no hace crecer la historia. Nos lleva para el pasado, advirtió el religioso, quien consideró que en un clima de paz, la política no tiene que ser una guerra.

No solo la violencia política fue un punto de mención. También la doméstica, que está haciendo estragos en distintos sectores. Al respecto,  esta celebración está dejando el mensaje de la responsabilidad de transformar la sociedad a partir de la familia. Cargnello pidió un compromiso con la niñez, dándole un clima de familia, caracterizado por el amor y por el respeto a los chicos y al matrimonio. “Los hijos no solamente necesitan que los quieran a ellos, sino también ver que los padres se aman, para crecer espiritualmente sanos”, dijo.

Este rápido repaso de situaciones comprometidas para la paz social e interior, justifica la preocupación por lo que viene si no se las corrigen. Por eso sobresale  el mensaje del presidente Mauricio Macri quien relató que este fin de año encuentra a los argentinos un poco mejor que el año pasado. En su saludo, expresó  la emoción de saber que la que está actuando es la generación que está cambiando la Argentina para siempre.

Las de fin de año son jornadas especiales, de extrema sensibilidad. Los mensajes tienen mayor receptividad y eso marca la responsabilidad con la que deben emitirse. Ese es el mandato de estas horas.

Salta, 25 de diciembre de 2017  

Te puede interesar