Estudiantes marcharon a la AMT contra las restricciones y el aumento del boleto

Salta 22 de diciembre de 2017 Por
Esta mañana, el Colectivo de Estudiantes marchó hacia la sede de la Autoridad Metropolitana de Transporte para reclamar la caída de las restricciones en el pase estudiantil y contra el incremento en el valor del boleto común. Presentaron un documento para exigirle al organismo la apertura de los libros contables de las empresas, entre otras reivindicaciones.
estudiantes

En diálogo con Aries, Emiliano Frascarolli – concejero superior de la UNSa – sostuvo que causó malestar el “ninguneo”  que se hizo previamente al documento en cuestión.

“Hacemos hincapié en que el acceso a la educación es un derecho humano habilitante de otros derechos, entre ellos, el transporte público. Nosotros no vamos a estudiar para tener el boleto sino todo lo contrario”, sostuvo y añadió que no puede haber una “estigmatización” sobre aquellos estudiantes que ya tengan un título universitario o terciario, dado que una de las medidas del organismo provincial impone que el pase libre no podrá ser usado por los mismos.

“Si me recibo en un terciario y quiero ir a la universidad ya no me consideran estudiante. Al contrario, nosotros ratificamos la ley provincial 8030 que estipula el boleto estudiantil gratuito”, aseguró Frascarolli.

Explicó, además, que aún no obtuvieron respuesta por parte de la Cámara de Diputados y AMT, lugares donde el documento en cuestión fue presentado.

Respecto al aumento en el precio del boleto común, el representante estudiantil señaló que es una arbitrariedad establecer una media nacional – según lo estipulado por el organismo provincial, el precio llegará a $10,45 a mitad de 2018 – ya que los salarios no son iguales en todo el país. Apuntó, en tanto, que la provincia cuenta con más del 40% de sus trabajadores en negro.

“El aumento va a repercutir en el bolsillo de los sectores populares”, cerró Frascarolli.



Por su parte, Violeta Gil – integrante del Colectivo – apuntó que la medida “forma parte de la política de ajuste que impulsa el Gobierno nacional y, en particular, del Gobierno provincial”. 

La joven señaló que, justamente, el presupuesto 2018 aprobado por ambas Cámaras legislativas consagra diversos aumentos y, entre ellos, el “boletazo”.

“Los estudiantes no aceptamos el tarifazo y mucho menos la ganancia empresarial como salida a un cuadro de crisis; por el contrario, exigimos la apertura de los libros contables de las empresas: los estudiantes queremos auditar y llamamos al conjunto de la población a controlar qué es lo que hicieron los empresarios de SAETA todos estos años con los millones de pesos en subsidios que han recibido y, sobre esta base, exigimos que caigan las restricciones porque son medidas arbitrarias”, aseguró Gil.

Para la estudiante, tal es la arbitrariedad de la media que en el 2015 – cuando se intentó ponerla en práctica por primera vez – cayó “por su propio peso”.

“La Universidad Nacional se pronunció ya en favor de los estudiantes mostrando que un ente regulador del servicio transporte no  se puede colocar en la potestad de determina quién es estudiante y quién no”, finalizó Gil.



Te puede interesar