Recomendaciones

Opinion 07 de diciembre
Con la aprobación del Consenso Fiscal que suscribiera con la Nación el Gobierno de la Provincia, junto a otros 22 estados, la tarea legislativa hasta cerrar el año estará centrada especialmente en la aprobación del Presupuesto para 2.018. Además, senadores y diputados tendrán la posibilidad de analizar la Cuenta General del Ejercicio 2.013.
diputados
diputados

Eso es lo que hicieron el mes pasado con la correspondiente a 2012, lo que ha llevado a que algunos legisladores –incluso oficialistas- llamen la atención sobre la morosidad en la remisión de un elemento de control público tan importante, al punto que la propia Constitución exige que no se cierre el período ordinario de sesiones sin el tratamiento de la cuenta del ejercicio fiscal del año anterior. Dicha demora pone a las Cámaras en un flagrante incumplimiento del que ya no se quieren hacer cargo.

Tampoco pareciera que la tolerancia de la  Auditoría General de la Provincia es infinita y es por ello que ha recomendado al Ejecutivo extremar las medidas para cumplir con los plazos exigidos. Ello ha quedado plasmado en el Informe sobre el Examen de la Cuenta General del Ejercicio Año 2.013, que fue aprobado por unanimidad por el Colegio de Auditores Generales. La decisión está contenida en la Resolución Nº 61, fechada el 8 de noviembre pasado, que aconseja a la Legislatura su aprobación.

Dicho informe contiene una Observación General, referida a la extemporaneidad de la presentación de la cuenta, ocurrida el 2 de enero pasado, treinta y seis meses después de lo que correspondía. Salvada su responsabilidad en la demora, el análisis de la Auditoría contiene un conjunto de recomendaciones que revelan las dificultades para ejercitar el control del manejo de las cuentas públicas por lo que bien podría marcarse como un desorden de orden administrativo.

Una de estas recomendaciones, por ejemplo, requiere implementar los procedimientos de control interno que aseguren que la información expuesta en los estados contables que integran la Cuenta general del Ejercicio y toda la información complementaria, cumpla con los requisitos de veracidad, pertinencia y uniformidad. En las más de 200 páginas del informe hay ejemplos claros respecto de asientos que arrojan, en algunos casos, diferencias millonarias. Por ello se requiere al Ejecutivo prestar especial atención a las conciliaciones de saldos con los organismos descentralizados, autárquicos y Sociedades del Estado.

Estas recomendaciones llegan incluso a indicar que se debe gestionar en tiempo y forma oportuna la emisión de los instrumentos legales de modificaciones presupuestarias. El caso del ejercicio 2012 es emblemático, ya que demandó hasta 2016 decretos aprobando movimientos de fondos.

Por ello es que la Auditoría también se sumó a la intimación de cumplimiento de los plazos constitucionales, para el desarrollo en forma oportuna el control y la retroalimentación para la elaboración del nuevo presupuesto.

Definitivamente, el presupuesto no es la libreta del almacenero.

Salta, 07 de diciembre de 2017

Te puede interesar