Motivos

Opinion 06 de diciembre
El año cerrará con la administración de las cuentas públicas en orden. La Legislatura se apresta a aprobar en las próximas semanas el proyecto de presupuesto 2018, que ingresará el lunes a la Cámara de Diputados, según confirmó en la sesión de anoche el propio presidente del cuerpo.
Sesión-5-de-Diciembre

En tanto, se vienen cumpliendo las obligaciones propias de esta época, como lo es el pago de sueldos y aguinaldo –de gran impacto social- y la cancelación de títulos de la deuda pública. Este último dato no es menor, ya que dejaría expedito el camino para contraer nueva deuda de corto plazo, para el caso que la necesidad de recursos indique su conveniencia.

También los municipios podrán transcurrir sin mayores sobresaltos el pico de demanda de fondos luego que ayer se confirmara la transferencia de coparticipación y regalías. Además, se les comunicó a los intendentes que habrá ayuda en todos aquellos casos en que las obligaciones superen las disponibilidades en orden a cumplir con los trabajadores.

El esfuerzo se centra en la necesidad de mantener la paz social, frente a un panorama que contiene muchos elementos de irritación. Es irreversible el proceso de ajuste tarifario y, a lo sumo, se puede lograr cierta gradualidad en el esquema de aplicación. En consecuencia, han desaparecido las señales de control sobre la inflación, aunque esa cuestión es más una preocupación para los gobiernos que para el ciudadano común, en tanto tengan aseguradas las negociaciones paritarias.

Sin embargo, es inquietante el ánimo social. Y no es un problema local; todo el país es atravesado por expresiones  crecientes de disconformidad. Los cambios prometidos antes de las elecciones se van concretando y los resultados van configurando un nuevo escenario político para asegurar su aplicación.

Esa es una de las aristas más afiladas de la realidad y fue destacada en el debate de la sesión de anoche de la Cámara baja. La dirigencia política y puntualmente los legisladores tienen una responsabilidad histórica en esta construcción.

Quedó demostrada en la votación del proyecto de ley de adhesión al Consenso Fiscal, cuando los alineamientos no respetaron los límites de las bancadas. Se podría decir que votaron a conciencia si no fuese que no es práctica en esos ámbitos, donde priman otras motivaciones.

No todo está resuelto y de allí la obligación ciudadana de atender sus obligaciones  sin dejar de observar el manejo de los asuntos públicos.

Salta, 06 de diciembre de 2017 

Te puede interesar