Motor

Opinion 14 de noviembre
Ante la inminencia de cambios significativos, que generan incertidumbre especialmente en el mundo de las empresas y el trabajo, hay decisiones que de ninguna manera serán sometidas a revisión ni desprotegidas por la acción de los gobiernos. Es el caso del turismo, actividad económica que ha recibido un nuevo espaldarazo.
urtubey gastro

Fue en el marco de la reunión de la Región NOA de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina, preparatoria de un plenario nacional de la conducción del sector, que se efectuará antes de fin de año. Salta fue sede del encuentro destinado a analizar la política laboral y social a la luz de inminentes reformas, especialmente vinculadas a la fiscalidad y tributación del turismo.

En la oportunidad, el gobernador Juan Manuel Urtubey definió a la industria turística como una gran herramienta de inclusión social. Al respecto cabe destacar su impacto económico y social, que puede ponderarse a partir de un dato preciso que dio a conocer la presidenta de la federación empresaria, Graciela Fresno, quien aseguró que el turismo genera 500.000 puestos de trabajo en forma directa. A ello debe sumarse que el Plan Federal de Turismo vigente, sostiene el objetivo de incrementar hasta 2020 en 300 mil puestos alrededor de toda la cadena de valor de esta industria.

Otros de los propósitos son alcanzar los 9 millones de visitantes extranjeros,  elevar a 8.000 millones de dólares el gasto que realizan en el país, llegar a los 70 millones de turistas nacionales e incrementar a 170.000 millones de pesos el gasto turístico nacional en ese mismo lapso.

Al igual que muchos otros sectores económicos, el que representa a hoteles y restaurantes está movilizado frente a las propuestas reformistas del gobierno de Cambiemos. En el enunciado, muchas de las modificaciones que impactarán en la carga tributaria y la relación laboral, son favorables en orden a promover inversiones y crear nuevas fuentes de empleo pero demandan que no se resienta el consumo.

Está asegurado en principio el apoyo gubernamental que en Salta se expresa en una acabada articulación entre el sector público y privado en el entendimiento que el turismo sigue demostrando que a más de dos décadas que se habilitara como una política de Estado, es un dinamizador sustancial de la economía, como lo expresara el mandatario provincial.

En una semana en la que la principal tarea es la de convencer a distintos estamentos que el  ajuste no solo es inminente sino inevitable, la reunión del empresariado turístico le permitió al Gobernador de la Provincia cambiar el discurso por un rato. Como en otras crisis, el turismo puede seguir siendo un motor del movimiento económico provincial.

Salta, 14 de noviembre de 2017

 

Te puede interesar