Interés

Opinion 13 de noviembre
Si la provincia está complicada, cuánto más los municipios. La reflexión es la que domina los encuentros de los sesenta intendentes de toda la Provincia, que se instalaron hoy en la Capital para ingresar de lleno en el nuevo escenario que se está construyendo con reformas de fondo propuestas por el Gobierno Nacional.
urtu intendentes

No podía ser menos si se tiene en cuenta que la propuesta del presidente Mauricio Macri de empezar el proceso de cambio prometido hace dos años, no tiene destino si no está acompañada por la gestión gubernamental de cada provincia y el compromiso político de los principales operadores de la realidad, en sus distintos ámbitos.

El aporte del Gobierno Provincial necesariamente demanda el acompañamiento y el compromiso de intendentes y referentes del campo gremial y empresarial.  Esa es la tarea que está llevando adelante el titular del Ejecutivo, en una serie de reuniones que se iniciaron apenas se formalizó la presentación de las reformas en la Casa Rosada en un primer contacto con el Presidente de la Nación, que continuará el jueves próximo, con el objetivo de alcanzar el pacto fiscal Nación- Provincias.

Los jefes comunales saben que no tienen otra opción que sumarse a la decisión del gobierno salteño, como éste respecto a lo que dispondrá el gobierno federal. De allí que la aseveración “hay que acompañar” no es un posicionamiento político sino la asunción que la dependencia financiera, por un lado y la pertenencia a una Nación, no habilita ni siquiera un atajo para sortear el esfuerzo que demandarán las nuevas medidas.

La reforma tributaria cerrará con un acuerdo en el que todos ganen pero todos cedan. Habrá otras compensaciones  para no alterar los ingresos provinciales pero sus administraciones deberán reducir impuestos propios y hacer ajustes que ni siquiera descartan la reducción de la planta de personal, a través de mecanismos  aplicados en la década del 90, como los retiros voluntarios. Y esa misma opción tendrán los municipios, que deberán resignar sus tasas y buscar otra fuente de ingresos, una de las cuales ya fue diseñada por el gobierno provincial para presentarlo el jueves en la mesa nacional de negociaciones.  Y a partir de este reordenamiento, la próxima conversación será sobre los regímenes de coparticipación federal y municipal.

Por fuera de los gobiernos, el movimiento no dejará a la sociedad como mera espectadora. Los empresarios ya tienen los borradores de reformas y deben trabajar sobre ellos, en contacto directo con un gabinete que aún no asumió. La misma tarea deberán encarar los sindicalistas, que hoy se subieron a este movimiento que pareciera va a alterar las relaciones laborales.

Cada uno de estos sectores tiene sus propios intereses, que no necesariamente reflejan el interés general. Como tal  debe entenderse a aquel que coloque al país en la senda virtuosa de crecimiento, con calidad institucional  y una inclusión social con dignidad. Y ese debe cuidarse.

Salta, 13 de noviembre de 2017

 

Te puede interesar