Ajustes

Opinion 10 de noviembre
Cierra la semana con muchas precisiones y anuncios, marcando un punto definitorio en el período que se abrió el 22 de octubre y se proyecta hasta el fin de año. El Gobernador de la Provincia tiene más de una razón para sentir alivio y satisfacción tras la decepción que le dejaran los últimos comicios.
urtubey
urtubey

Uno de los motivos –quizás el sobresaliente- es el arreglo que se puede alcanzar en torno a un conflicto judicializado referido a la distribución de recursos coparticipables. La última reunión de gobernadores con el Presidente de la Nación abrió las puertas a un acuerdo de orden político que fue demandado por Juan Manuel Urtubey a fin de colocar en el escenario adecuado un diferendo que tensionaba la relación federal. Buenos Aires recuperará recursos, la Nación preservará la bolsa común y todas las provincias  retirarán sus demandas de la Justicia.

Tampoco será problemático para el gobernador el tratamiento de la reforma tributaria porque el peso se cargará sobre las espaldas de los diputados nacionales. La gestión política pendiente ya está cerrada, porque se logró que baje de la propuesta del Ejecutivo Nacional el impuesto interno al vino. No fue su tarea pero oportunamente había expuesto sus reparos.

El ajuste provincial se está negociando. Con compensaciones nacionales puede ceder algunos puntos de la presión tributaria propia. Para ello ha creado el mismo clima de diálogo que logró Mauricio Macri para ir imponiendo sus pretensiones. La Multisectorial Empresaria tiende la mesa a la que el mandatario se sienta para negociar el gradualismo de ese ajuste.

Con Ley de Ministerio sancionada, resta terminar la conformación de un remozado gabinete que debe generar expectativas en una población que dio su apoyo a una etapa de cambios, aunque ésta sea difícil. La circunstancia lo salva de mostrar que cada día que avanza es una pérdida de poder, del que debe llegar despojado en diciembre de 2019.

Y entre tantas novedades, la de aumentos tarifarios es una más y no golpea tanto en la atención crítica de la ciudadanía. La factura del servicio de agua potable y saneamiento correspondiente a noviembre llegará incrementada en un 5%, la primera de cuatro cuotas hasta completar el 18,42% autorizado por el Ente Regulador de los Servicios Públicos.

Es un ajuste aprobado en el marco de la readecuación tarifaria dispuesta tras la Audiencia Pública efectuada en fecha 10 de enero pasado, que contempla variaciones de costo durante el año. En este caso se trata de las producidas durante el segundo y tercer trimestre. No hay mucho por decir si de lo que se trata es de cubrir los costos operativos razonables, y contribuir a garantizar la sustentabilidad del servicio.

Aún falta un trecho hasta que suene la última campanada de 2017. Faltan anuncios de ajustes y aumentos.

Salta, 10 de noviembre de 2017

 

Te puede interesar